Cómo elegir un coche eléctrico para niños

De forma general, uno de los juguetes que con más ilusión reciben los pequeños de la casa es un coche eléctrico. Estos aparatos, sobre todo los que permiten cierta autonomía en su conducción, ofrecen enormes posibilidades de juego y diversión, elevándolos de la mano de su imaginación hacia mundos de aventuras y entretenimiento sin fin. Los padres también están cada día más interesados por estos dispositivos, pues son muy seguros y aportan muchos beneficios, como la mejora de la coordinación y del cálculo de las distancias

Los coches eléctricos para niños ganan en popularidad debido a su originalidad como regalo. Con ellos la sonrisa que despierta en la cara del niño que lo recibe es inevitable. Horas de diversión los pequeños al sentirse como adultos conduciendo su propio vehículo, es un placer para la vista de sus padres. Además, se trata de un aparato muy lúdico, no exentos de ventajas, ya que ayudan a los menores a trabajar la coordinación necesaria para manjejar los pedales y el volante, el cálculo de las distancias para no chocar con los diferentes obstáculos, aportando seguridad y confianza

A cada día que pasa, evolucionan y son más completos y seguros, de mejor calidad, con una enorme cantidad de funciones extra. Incluso hay algunos que pueden ser teledirigidos por los adultos. En Nenecars, una ecommerce especializada en estos vehículos, los insteresados pueden acceder a una estupenda selección de los 10 mejores coches eléctricos para niños del momento. Así mismo, el visitante de esta plataforma accederá a una amplia descripción sobre las características más importante que ofrece cada modelo.

Estos son algunos de los elementos más relevantes en los que fijarse a la hora de comprar un coche eléctrico para los más pequeños de la casa.

Potencia, edad y peso recomendado

Las características más importantes en las que fijarse a la hora de comprar un coche eléctrico para un niño es la potencia, así como la edad y el peso recomendado para ese vehículo.

Habitualmente, en el mercado se pueden encontrar coches eléctricos para niños son tres potencias diferentes: 6V, 12V y 24V. Como cabe imaginar, los de menos potencia están pensados para los más pequeños de edad y soportan un peso menor. Tambiñen alcanzan velocidades menores para que no resulten peligrosos.

Los coches eléctricos infantiles de 6V están recomendados para edades comprendidas entre los 18 meses y los tres o cuatro años, dependiendo del peso. Es conveniente leer las recomendaciones que hace cada fabricante para elegir el modelo adecuado para cada niño.

Los cochecitos de 12V, por su parte, pueden ser utilizados por menores hasta los cinco o seis años de edad y con un peso máximo de 30 kilos. La velocidad que alcanzan estos vehículo se sitúa entre los 3 y los 7 km/h y suelen contar con velocidades.

Los coches eléctricos para niños de 24V, en comparación con los anteriores, son más grandes y robustos, y en muchas ocasiones disponen de dos plazas. Son aptos para niños de hasta 8 años de edad, dependiendo del modelo y el peso del niño.

Autonomía

En relación a la autonomía, suele estar entre los 45 y los 60 minutos de media, dependiendo del modelo. Aunque los tiempos de carga también varían, suelen ser elevados, en torno a las 6 u 8 horas, por lo que lo más aconsejable es dejarlos cargar durante toda la noche.

Seguridad

Es el tema más importante y, sin duda, el que más preocupa a los padres, Ante de comprar cualquier coche eléctrico, hay que asegurarse que cumplen la normativa europea y que cuentan con los certificados correspodientes para garantizar la seguridad de los menores al volante.

En estas normativas se hace especial hincapié en que las piezas más pequeñas, como son los retrovisores, los cinturones, los distintivos de marca o las diferentes palancas y botones estén bien  fijados y que no se puedan soltar con facilidad.

La carrocería es otro de los elemetos que pasa rigurosos controles de seguridad de manera que, en las inspecciones de los modelos que presentan las diferentes marcas de juguetes, se comprueba que se trata de un material fuerte, estable y resistente para que no se agriete o resquebraje con facilidad.

Ruedas

Hay dos tipos de ruedas que se utilizan para los coches eléctricos para niños, fabricadas en dos materiales diferentes.

De plástico

Se trata de unas ruedas de plástico con goma blanda en el centro para que hagan algo menos de ruido. Son las menos utilizadas en este tipo de vehículos, ya que su calidad es inferior a las ruedas de caucho, que se van a ver a continuación.

De foam

Las ruedas de foam o caucho sintético son las que utilizan la mayoría de coches eléctricos para niños. Se trata de unas ruedas de mayor calidad, blanditas pero muy resistentes. Estas hacen mucho menos ruido que las de plástico al rodar. Además, en relación a al estética, ofrecen mejores resultados, mucho más parecidos a las de los coches de verdad de los adultos. No se pinchan y son muy difíciles de romper, por lo que se mantendrán en buen estado durante toda la vida útil del vehículo.

Ir arriba