Ya han comenzado las vacaciones para los niños y el gran dilema de los padres es qué hacer con su tiempo libre, en especial cuando ellos tienen que trabajar. Toda su energía se centra ahora en jugar y disfrutar del tiempo de asueto y los juguetes ruedan por toda la casa, a veces para desesperación de los padres.

Es normal que en estos dos meses hagan diversos deportes, en pabellones deportivos o al aire libre, siempre hay torneos en los que pueden jugar con sus amigos y compañeros, o también suele ir a piscina, lugar donde consumen mucha energía saliendo y entrando, tirándose al agua y jugando con sus amigos.

Pero ¿y los días en que no tienen nada que hacer y están en casa? Para esos momentos serían geniales paredes como éstas, de escalada, en casa. Se trata de un muro de completamente de madera con piedras sintéticas incrustadas, como las que encontramos en las paredes de escalera convencionales.

Ojala todos pudiésemos tener una en casa, aunque quizá un poco más bajita para que no se hagan daño en caso de caer al suelo, o en su defecto con cuerdas para impedir la caída.

Vía: Decopeques

Dejar respuesta