Caballito de peluche para las rodillas

Los juguetes cada vez evolucionan más pero muchos de ellos siguen manteniendo elementos tradicionales, fusionando la modernidad con las viejas costumbres. Un ejemplo de ello es este caballito de peluche llamado Knee Rider.

caballo caballo

Su funcionamiento es muy simple: se adapta a las rodillas (solo a una) y se sujeta a la pierna con dos tiras de velcro, el niño se sienta encima y agarra las riendas mientras el papá o la mamá lo mueven para dar un efecto realista. Vamos básicamente un «juego» que todos los padres hacen cuando sus hijos son pequeños y que muchos todavía recordamos: «al paso, al paso, al trote al trote…. y al galope», es una frase universal. La diferencia es que este caballito relincha por si solo y no hace falta que los padres lo intenten imitar.

Pero Knee Rider tiene otras funciones que utilizar cuando los padres se cansen de hacer de caballo: viene con un pequeño cojín que se sitúa en la parte inferior y que permitirá usarlo como juguete, como asiento o incluso como almohada. Su precio son 49 euros.

Más información: planeta plutón

Vía: bebés y más

Ir arriba