No os vamos ha hablar de ningún videojuego de última generación ni app móvil para despertar el ingenio financiero de los niños sino de una serie de actividades y juegos sencillos que tu mismo podrás crear y adaptar a vuestras circunstancias personales y edad de los pequeños que tendrán que evolucionar año a año adquiriendo responsabilidades para aprender a manejar sus finanzas personales, y quien sabe si algún día las finanzas de una gran compañía.

Generalmente, este aprendizaje de finanzas para niños sobre cuánto cuesta el dinero y cómo manejarlo apenas se toca en las escuelas de forma práctica y de ello viene que muchas veces, incluso personas en edad adulta, no sepan manejar correctamente sus finanzas personales. Es por ello, que a través de estos juegos, podemos conseguir que nuestros pequeños interioricen los principios básicos del equilibrio entre ingresos y gastos sin llegar a la animadversión que suelen producir estos temas.

FINANZAS PARA NIÑOS

Un día a la semana de juegos financieros

Desde el clásico Monopoli hasta cualquier otro juego similar en el que los niños tengan que manejar el dinero y ver las consecuencias de ganarlo y perderlo, es una actividad que podríais fijar para realizar una vez por semana y así ir agudizando su sentido de ahorro y el gasto.

Jugar con las tres alcancías

Esta actividad que tiene origen en el libro Niño Rico, Niño Listo de Robert Kiyosaki es muy reconocida a la hora de enseñar finanzas personales tanto para niños como a mayores. El objetivo es que tu hijo se acostumbre a guardar el 30% de su propina o paga y dividirlo en distintas finalidades. El 10% para la cuenta de ahorros, el otros 10% para una pequeña inversión y el otro 10% para imprevistos.

Documentación divertida

Busca libros y películas e incluso juegos de móvil que permitan a tus hijos divertirse mientras aprenden sobre el valor y funcionamiento del dinero. Aquí os dejamos la presentación de un libro de economía que tiene muy buena pinta:

Despierta su lado emprendedor

Incentiva el lado emprendedor de tus hijos permitiéndoles montar un «pequeño negocio» que puede ser desde el típico de venta de limonada que tanto sale en las películas como venta de galletas u otros que se les ocurran. A través del negocio no solo aprenderán el valor del dinero sino el del trabajo.

¿Qué te han parecido nuestras ideas sobre cómo enseñar finanzas a niños? ¿se os ocurren algunas más? ¡Nos encantaría que compartierais con nosotros vuestras ideas, libros favoritos y libros!

1 Comentario

  1. Mis hijos también venden sus juguetes en tiendas de segunda mano y del dinero el 10% lo donan a una ONG y del resto lo utilizan para comprarse otros juguetes o juegos de la Wii.

    Desde que lo hacemos así cuidan mejor sus juguetes.

Dejar respuesta