A pesar de ser un juguete o producto de lo más sencillo la Jirafa Sofía, lleva acompañando a los bebés y niños desde hace 40 años. ¿Su secreto? Podría ser precisamente su sencillez, y también los materiales de los que está hecha: caucho y pintura alimentaria, que es suave al tacto y no tienen ningún elemento tóxico.

Es muy fácil de manipular y su largo cuello y los colores resultan atractivos para los peques. Su tamaño no es excesivo ya que mide 19 cm y su precio ronda los 10 €. La podemos encontrar en muchos establecimientos y también en tiendas on-line.

Vía: Ocompras

Dejar respuesta