Una de las actividades solidarias más frecuentes cuando llega la Navidad es la entrega y donación de juguetes a colectivos más necesitados. En ocasiones esta actividad está organizada por clubes y asociaciones deportivas mientras que en otros casos son las propias instituciones públicas las que llevan a cabo estas jornadas.

Los juguetes pueden ir a familias con dificultades económicas que no disponen de suficientes medios como para hacer regalos a los más pequeños de la casa mientras que en otras ocasiones lo que se hacen son encuentros solidarios con niños que están pasando por un mal momento de salud, como las visitas a hospitales.

Otra práctica cada vez más común es la que llevan a cabo ludotecas y escuelas infantiles, que durante el año abren campañas para solicitar juguetes a la población, de modo que, aquellas familias que no saben qué hacer con los juguetes que ya no utilizan sus hijos, pueden donarlos a estos centros, donde a buen seguro sí se les va a dar más uso.

Los juguetes y el desarrollo infantil

Es evidente que los juguetes, y el juego en general, son una parte fundamental para el desarrollo infantil. Los seres humanos somos animales mamíferos, y en todos los mamíferos el juego es la actividad que permite a los cachorros ir adaptándose a su nueva realidad, conocer el mundo que les rodea.

Desde un punto de vista pedagógico, los juguetes cumplen con la misión de estimular y favorecer los procesos de aprendizaje. En este sentido, no se trata únicamente de educación reglada, pues en la primera infancia todavía no existe la educación reglada, sino el desarrollo de habilidades y destrezas sociales, simbólicas, de motricidad, de comportamiento…

Los juguetes pueden clasificarse a muchas categorías, pero aunque algunos de ellos no se incluyan en el apartado de juguetes didácticos, todos comparten de algún modo esa función. Desde Coclulu, juguetes sostenibles, son conscientes de ello. Esta empresa pasa por ser una de las mejores jugueterías en Barcelona, y en la empresa son conscientes de que la crisis ambiental es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI. ¿Quieres comprar juegos online para niños de 3 años? En Coclulu proponen juguetes sostenibles, para que desde la más tierna infancia los pequeños adquieran nociones sobre el respeto por los recursos naturales y el consumo racional.

Los juguetes en la actualidad, no olvidar la tradición

Un segundo aspecto interesante de los juguetes es que deben conformarse como un vínculo de unión entre familiares, es decir, entre personas de diferentes generaciones. No hay nada de malo en que los juguetes evoluciones, se adapten a los nuevos tiempos, a la realidad de cada época, pero puede existir con ellos ese punto de nostalgia que ayude a recordar cómo eran otras épocas y que de este modo sirva para estrechar el vínculo entre padres e hijos.

Si padres e hijos juegan juntos y los adultos explican a los hijos cómo era su infancia a través de sus juguetes, los pequeños pueden ir aprendiendo nociones sobre la historia de los últimos 25-30 años o incluso más atrás en el tiempo, con juguetes de generaciones pasadas.

En ese intento de volver al origen, a la tradición, Cerebrito Pérez ofrece en su web Juguetes de madera, juguetes didácticos para que los pequeños vayan acercándose a la realidad y conociendo cómo es el mundo mediante juguetes educativo de madera, pero adaptándose a estos nuevos tiempos en los que la tecnología nos invade, pues la web ofrece todo tipo de facilidades para adquirir estos juegos vía online.

Otro juguete tradicional que nunca pasa de moda son las muñecas. La empresa Muñecas Antonio Juan ha logrado posicionarse en los últimos años como una empresa de reciente creación pero que compite con otros grandes referentes del sector. Su andadura comenzó en 2015 y desde entonces Antonio Juan se ha especializado en la comercialización de muñecas, pero también en otros juguetes educativos como los juegos de mesa, los puzles y rompecabezas, artículos de manualidades y experimentos, arte y música y objetos para el aire libre, entre otros.

En la actualidad resulta muy interesante no perder esa relación con el pasado a través de juguetes tradicionales, pues vivimos en un mundo inundado por completo por las nuevas tecnologías.

No cabe duda de que cada generación debe adaptarse a su tiempo, a su realidad, y en la actualidad vivimos en la era de la comunicación, las nuevas tecnologías. Los niños de hoy en día son nativos digitales, pero dejar a un lado los juguetes del pasado es un modo de renunciar a su historia, a su pasado, a su tradición.

El equilibrio entre juguetes tradicionales y juguetes tecnológicos

No es fácil alcanzar el equilibrio entre estos dos fenómenos: la progresiva digitalización de la realidad, también del juego y los juguetes, y la tradición como parte importante del desarrollo como seres humanos.

Un abuso de la digitalización lleva aparejado consigo fenómenos como la adicción a la tecnología, la nomofobia (temor a no estar conectado al teléfono móvil en todo momento) y, en los casos más graves, episodios de acoso en las redes o pederastia.

Es una responsabilidad de padres, adultos y tutores controlar el acceso de los menores a internet y las redes sociales. En la red encontramos diferentes webs de Juegos online, se trata de espacios en los que hay disponibles juegos gratuitos en línea, juegos para niños y niñas, y lo más importante, juegos para todas las personas, pues es fundamental no hacer de juguetes y juegos una forma de seguir instaurando roles y estereotipos de género.

Los juegos tradicionales, aquellos que no se basan en las nuevas tecnologías y el acceso a internet, pueden servir de barrera a ese acceso masivo a la red, al menos en la primera infancia. Con estos juguetes los pequeños pueden aprender tantas cosas o más que si estuvieran conectados a una pantalla, y reducen su posible dependencia. Las pantallas, tarde o temprano, acabarán apareciendo en sus vidas, algo que sucede cada vez más pronto.

Dejar respuesta