El dibujo es una actividad muy divertida que debe ser asumida como un juego. Cuando el dibujante se relaja y deja volar su imaginación logra realizar preciosas obras que, en consecuencia, terminan siendo admiradas por los demás. El estrés es uno de los principales enemigos del dibujo, por tratarse de una actividad que nace de las emociones y sentimientos del artista. Por tanto, el dibujo debe ser asumida como una acción libre y relajante.

Se necesitan pocos elementos para iniciarse en la pintura, siendo uno de los más importantes las láminas para dibujo o laminas de dibujo artístico. Los dibujos quedan mucho mejor en el papel para dibujar que en una superficie corriente, ya que los folios de A4 habituales no tienen ni el grosor ni la textura ideales para dibujar.

Aprende de los niños

Si te preguntas cómo divertirte mientras dibujas, solo tienes que observar a un niño cuando toma el lápiz y los crayones sin ninguna preocupación. Los infantes no piensan en cómo quedará el dibujo o si le gustará a los demás, simplemente toman su instrumento de dibujo y comienzan realizar trazos.

Se puede decir que mientras menos pienses, mejor será el resultado del dibujo, ya que dejarás toda la responsabilidad a tu intuición. Recordemos que el arte no es un concepto estricto, sino la expresión material de los sentimientos y emociones del artista.

Solo piensa en el presente

Algunas personas se sienten más cómodas cuando dibujan. Es una actividad que a menudo se usa como terapia para aliviar estrés, debido a que crear algo de la nada nos hace sentir productivos y satisfechos con nosotros mismos. Estar totalmente en el presente durante una sesión de dibujo puede ser una experiencia similar a la meditación, así que no permitas que tu ego se interponga y comiences a sentirte presionado.

Una visión más amplia del mundo

El dibujo nos ayuda a idear imágenes mentales del mundo que nos rodea. Es un incentivo visual que nos ayuda a comprender grandes cantidades de datos que nuestro cerebro no puede procesar únicamente a través de palabras o números. En el aspecto emocional, el dibujo permite al creador dejar que la emoción se plasme en cada trazo. Los sentimientos son demasiado complejos para que los entendamos, y el arte nos ayuda a registrarlos y expresarlos.

Desarrolla el espíritu lúdico

Muchas personas dibujaron y pintaron de niños sin preocuparse por el talento o la calidad del producto final. Reconectarse con ese espíritu creativo lúdico es relajante y liberador. Incluso si no has dibujado desde que tenías cinco años, unos minutos al día dibujando cosas simples puede liberar una energía lúdica muy positiva.

Cuando dibujas, estimulas tu memoria. Al reducir la velocidad de la vida y relajarte con el lápiz en la mano, creas registros más profundos y vívidos de todo lo que te rodea. Haz que dibujar sea un hábito, y tu habilidad para invocar el pasado y disfrutarlo una vez más crecerá a pasos agigantados.

Vence el aburrimiento

Nunca volverás a aburrirte o perder el tiempo, ya que el dibujo te podrá acompañar en todo momento; esperando en el consultorio del médico, viendo televisión o mientras hablas con tus amigos. En lugar de leer tweets en el móvil, haz una obra de arte.

Dibuja tus vivencias

Un método muy divertido de disfrutar del dibujo es plasmando tus vivencias en un cuaderno de bocetos. Cada día es una oportunidad de aprender algo nuevo y crecer como persona, así que podrías dibujar los momentos más interesantes de cada día hasta crear tu propio diario personal de dibujos. Es una excelente forma de revivir las actividades más destacadas de cada jornada, para volver a disfrutar de esos momentos en el futuro.

Vive libre y feliz

Muchas personas se sienten tentadas a evitar hacer cosas que no pueden realizar a la perfección. Pero la creatividad se trata de asumir riesgos y hacer cosas nuevas, actividades que pueden no ser exactamente como las habíamos planeado. El dibujo te ayudará a evitar las limitaciones del perfeccionismo y aprender a avanzar mientras te equivocas, lo que te hará sentir mucho más relajado. El dibujo te enseñará a no tomarte la vida tan enserio, mejorando tu estado anímico y satisfacción personal.

Dejar respuesta