Cómo hacer un molinillo de viento casero

Siempre me ha encantado ver en los balcones o en las ventanas infantiles los molinillos de viento construidos con las manos y la ilusión de los más pequeños de la casa. Y es que no es necesario tener que ir a la tienda de juguetes para tener uno puesto que son muy fáciles de hacer y a tus hijos les encantará crear el suyo propio.

Hacer manualidades con los más pequeños además de divertido es muy aconsejable porque se potencia en los más pequeños la capacidad de decidir, de crear, de aprender del error, aprender a tolerar la frustración si algo les sale mal y a volverlo a intentar de nuevo…¡y encima con sus padres! ¿Qué mejor manera de aprender que haciéndolo en familia?

Además hacer un molinillo de viento puede ser muy decorativo porque cuando esté hecho tus hijos podrán colocarlo en su ventana o en el balcón y ver la funcionalidad que tiene cuando lo vean girar porque hay viento ¡y creado por ellos! Esta manualidad es muy fácil, sencilla y rápida de hacer así que animaros, coged los materiales necesarios y…¡manos a la obra!

¿Qué necesitas?

  • Una cartulina de color o varios colores.
  • Rotuladores por si quieres que tus hijos adornen el molinillo.
  • Tijeras.
  • Una pajita o un palo fino y alargado.
  • Cola blanca.
  • Una chincheta o un alfiler.
  • Un encuadernador.
  • Un poco de plastilina.
  • Lápiz y goma de borrar.

molinillos de cartulina

¿Cómo se hace?

Los pasos a seguir son muy sencillos así que toma nota:

  • Primero dibuja en una cartulina un cuadrado que mida 20cmx20cm, después recórtalo.
  • Con los rotuladores pinta las formas y los motivos que quieras (opcional).
  • Dibuja las diagonales del cuadrado pero sin llegar al centro, como el cuadrado es de 20 cm puedes dejar unos 6cm sin marcar.
  • Con unas tijeras recorta las diagonales ¡pero sin llegar al centro!
  • Cuando esté recortado te saldrán 8 puntas, pues tendrás que coger cuatro y llevarlo hasta el centro del cuadrado y pínchalas con un alfiler o chincheta de tal manera que queden los vértices unidos. También puedes poner un poco de cola blanca en la cabeza de la chincheta para que las puntas queden adheridas.
  • Por detrás del molinillo pega la pajita o el palo y pon un poco de plastilina para que no se desarme el molinillo, después cambia la chicheta por un encuadernador de cabeza redonda. Pero si no tienes encuadernador con la plastilina únicamente quedará bien también.

¡Ya tienes el molinillo acabado! Ahora a disfrutar de él y a colocarlo en algún lugar donde corra el viento para verlo girar.

Fotografía: kidszone.es

Ir arriba